Quemaduras en niños

Muchas veces no nos damos cuenta de la falta de información que tenemos sobre algunos temas hasta que nos vemos en la situación.

Hace unos días tuvimos un accidente doméstico y el peque se quemó el dedito.

Me ha parecido interesante escribiros un post de como actuar en caso de quemaduras domésticas.

¿Cómo distinguir una quemadura leve de una que precise asistencia médica?

Hay distintos factores para catalogar una quemadura, uno de ellos es la extensión, cuanto más superficie quemada haya, más grave es la quemadura.

Otro factor es la profundidad de la misma, a más profundidad, más gravedad.

Hay tres grados de quemaduras:

1. Quemadura de primer grado: es la más leve de las quemaduras, afecta a la capa superficial de la piel y la zona afectada se pone roja, suelen ser las típicas quemaduras por el sol.

2. Quemadura de segundo grado: en ésta hay una afectación mayor del tejido y afecta a más capas, suele aparecer ampolla.

3. Quemadura de tercer grado: son quemaduras través que afectan a todas las capas de la piel pudiendo afectar al músculo y nervios, dependiendo de la profundidad y del agente que ha ocasionado la quemadura. La piel suele verse ennegrecida.

¿Cómo actuaremos?

Cuando el peque presente una quemadura de primer grado, el primer paso es bajar la temperatura (por ejemplo, bajo el grifo NUNCA CON AGUA FRÍA sólo fresquita), procuran que el líquido sirva de arrastre, es decir, no echar el agua directamente sobre la lesión. De ninguna manera se debe aplicar hielo, correriamos el riesgo de que se produzcan quemaduras debido al frío.

Una vez hemos bajado la temperatura de la quemadura, es conveniente hidratar la zona aplicando crema hidratante; en el caso de que se trate de una quemadura por el sol, una crema after sun ayudará a hidratar la piel y favorecerá su curación. Las quemaduras de primer grado suelen tardar entre tres y siete días en curarse y no dejan cicatriz.

En caso de que la quemadura sea de segundo grado actuaremos de la misma manera, ya que estas quemaduras suelen ser ocasionadas por líquido caliente (en nuestro caso el peque se quemó con la sartén).

Es importante evitar que el niño manipule y reviente las ampollas, ya que su función es la de proteger la piel mientras se regeneran los tejidos  y, además, si se revientan, la lesión no tendrá ninguna protección natural y se incrementará el riesgo de infección. Las quemaduras de segundo grado deben limpiarse, desinfectarse y cubrirse

En el caso de que la lesión sea más grave (quemaduras de segundo grado profundo), además de la aparición de ampollas, el color de la zona afectada suele ser rojo oscuro o blanco moteado, y será necesario acudir a un especialista para que la trate.

En las quemaduras de tercer grado, dada su gravedad y complejidad deberás ir a urgencias.

En todos los casos se debe tener en cuenta la zona afectada, si la quemadura se ha producido en la cara, es conveniente acudir a un especialista aunque no se trate de una lesión grave, también si hay una gra extensión o si hay fiebre o mucho dolor.

Quemadura de 2do grado superficial

Tuvimos la mala suerte de que se quemó en el dedito y sabía que se le iba a reventar porque no iba a tener el dedito quieto y mucho menos se iba a dejar poner un vendaje.

El pobre estuvo llorando cerca de dos horas… pobre, se me partía el Alma, sólo se le calmaba cuando metía el dedito en agua.

¿Cómo actué?

Primero le puse el brazo bajo el grifo para que le cayera el agua y bajarle la temperatura.

Como no paraba de llorar le puse un supositorio para calmarle el dolor y en un cuenco puse agua del tiempo para que metiese su mano, así logramos que le calmara,el pobre, no quería sacar la mano del cuenco.

Cuando se calmó intenté taparle la quemadura pero fue en vano… se lo quitó en 3 minutos, como ya le había hecho efecto el calmante lo dejé estar.

Por la tarde – noche le salió la ampolla y yo rezaba porque no se la reventase.. tengo que decir que se portó genial y no se la tocó.

Cuando se quedó dormidito se la curé, le puse una cremita y se la tapé para que estuviese protegida aunque por la mañana jugando con el perrito se le reventó.

Anoche volví a curarle la quemadura, pomadita y a tapar y esta mañana estaba así.

¡Muchísimo mejor! Hemos tardado nada más que 3 días y no ha tenido dolor.

Espero que si os pasa, este post os sirva de ayuda.

7 Comentarios

  • Paula Alittlepieceofme

    Esta explicación se puede extender a todas la edades. Ay cuando salen ampollas, qué dolor y qué desasosiego no poder reventarlas, entiendo la situación que cuentas, aunque lo del supositorio no se me hubiese ocurrido, bss!

  • yahaira

    Bueno… yo he cometido todos esos errores. La primera reacción es agua fría 😳. Mi peque se ha quedado 2 veces y la primera vez a sua 2 añitos, fue en segundo grado por lo que explicas aquí. Yo le puse sábila, y casi de inmediato se fue calmando y al día siguiente ya estaba bien.

  • Rosa M

    ¡Hola, Sarah!
    Es muy importante saber cuidar las quemaduras que los peques pueden sufrir. No siempre sabe una como actuar en este de situaciones y tener un guía siempre es importante. Por fortuna mi peque no ha sufrido una quemadura nunca, aunque no suele parar quieto. Me da mucha pena leer que tu peque estuvo llorando tanto rato, se me parte el alma y comprendo tu congoja, son momentos en los que solo podemos acompañarlos de la mejor posible y hacerles muchos mimos. Espero que ya esté del todo recuperado. Un abrazo.

    • Rebecaml

      Que bueno que no se infecto y que está evolucionando bastante bien la quemadura de tu peque, es muy doloroso cuando la ampolla se revienta, más si se trata de un niño, me ha pasado también con mis hijos cuando eran pequeños, pero al día siguiente ya se sentían mejor con las pomadas que usaba.

  • Arien

    Hola guapa
    Muchas gracias por compartir vuestra experiencia porque seguro que nos va a resultar muy útil!
    Se lo voy a pasar también a mis amigas con peques porque saber actuar ante una quemadura es esencial
    Un besazo

  • Susana

    Muchas gracias por contarnos vuestra experiencia. La verdad es que cuando ocurre
    un accidente de este tipo a veces los nervios
    nos pueden hacer cometer un error a la hora
    de tratar la quemadura que provoque algún tipo de infección.
    Me quedo con la idea de utilizar agua que no esté fría.
    Muchas gracias!

  • Tatiana Tfdesign

    Muchas gracias. Ya he pasado por todo esto ya hace muuuuucho tiempo. Pero esta bien recordarlo. Una no es una niña ya pero….me quemo en la cocina cada poco. Soy un imán para las pequeñas quemaduras.

Responder a Tatiana Tfdesign Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *