Sanitaria por vocación, mami por devoción y blogger por diversión.

Método Montessori

Desde mucho antes de quedarme embarazada siempre escuchaba a mis amigas hablar sobre el método montessori, pero no le hice mucho, hasta que me quedé embaraza y entonces empecé a interesarme.
Después de haber leído bastante sobre este método me di cuenta que hay bastante desconocimiento y que se confunde montessori con criar al pequeño al libre albedrío y sin ningún tipo de educación social, es decir, he escuchado mucho la frase «el método montessori es criarlos como salvajes» hay bastante confusión y por eso os dejo esta entrada

¿Qué es el método montessori?

El método Montessori es un modelo educativo ideado por la educadora y médica italiana María Montessori a finales del siglo XIX y principios del XX.
El propósito básico de este método es liberar el potencial de cada niño para que se auto-desarrolle en un ambiente estructurado. El método nació de la idea de ayudar al niño a obtener un desarrollo integral, para lograr un máximo grado en sus capacidades intelectuales, físicas y espirituales. Por ello, se trabaja sobre bases científicas en relación con el desarrollo físico y psíquico del niño.
En resumen, Siguiendo el Método Montessori los niños se desarrollan en un ambiente preparado, basado en unos principios naturales muy claros (autonomía; independencia; iniciativa; capacidad de elegir; desarrollo de la voluntad; y autodisciplina).

Características


1. Una mente extraordinaria

Como se suele decir, los pequeños son como esponjas, aprenden de forma autónoma de los encuentros con las personas, con los objetos y con las situaciones propias de su ambiente por lo que su comportamiento se va modificando según el contacto con su entorno.
Por ello los padres debemos de ayudar a que desarrollen las habilidades que tenemos innatas como caminar, hay que estimularles para que ellos solos aprendan a hacerlo creando un ambiente apropiado, ésto es esencial para su desarrollo.
Es importante que expongamos al peque distintas experiencias.
El aprendizaje tiene que ver con la actividad y la independencia del niño para descubrir lo que necesita en cada momento en particular.

2. Jugar para aprender

Cuando somos pequeños, no existe diferencia entre juego y trabajo. Ellos se divierten, experimentan y de ahí aprenden.
Todo sabe mejor si se hace de manera divertida.
Hay que estimularles con juegos que les hagan explorar su nuevo mundo.
El juego tiene grandes beneficios para nuestros pequeños
– Favorece al perfeccionamiento de la percepción.
– Estimula la inteligencia.
– Mejora la psicomotricidad del pequeño
– Facilita las dotes sociales.
A mi parecer, debería ser obligatorio que jueguen, exploren y experimenten.
Es muy importante tener en cuenta que, en el juego, es muy importante dejar al niño expresarse y no sobreestimularlo.

3. Contarle historias fantásticas.

Según el método Montessori, al contar cuentos de hadas a los niños, es mejor evitar los elementos fantasiosos, como los animales que hablan o los niños que vuelan. 
En la primera etapa de crecimiento, los pequeños no saben la diferencia entre la realidad y la fantasía
Por ello, el método Montessori recomienda contarle historias imaginativas y creativas, pero con personajes reales y objetos conocidos. Así, el pequeño puede proyectarse a sí mismo en la historia, identificarse y construir su propia identidad.

«La educación ya no debería ser principalmente la transmisión de conocimientos, sino que debe tomar un nuevo camino, buscando la liberación de las potencialidades humanas»

María Montessori


Una cosa que he aprendido desde que el gordi empezó a jugar, es que no necesitan juguetes caros ni ostentosos, 10 pinzas y una puerta de madera les bastan para disfrutar y explorar.

Saretapiruleta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba